Empieza a vivir y deja de sobrevivir

El bombardeo de emociones es seguro a medida que vamos creciendo. Hay un número de personas que se consideran «realistas» de las cuáles tenemos mucho que aprender pero sus palabras van haciéndonos cuestionar cosas que antes no, y, para muchas personalidades, este proceso puede resultar bastante complejo. Sin duda que además de esto, te vas a encontrar con muchos obstáculos y a medida que las cosas se van tornando mas complejas te vas convirtiendo en una persona insegura, incapaz y te sacan tus miedos mas profundos si no te paras firme y los sabes afrontar. Pero como nadie nace sabiendo, la gran mayoría terminamos siendo esos o esas inseguras, incapaces y miedosos.

Ahora, ¿en serio te vas a quedar ahí? Tienes la posibilidad de escoger entre el acostumbrarte a la situación en la que estás, o por el contrario, volver a vivir.

Deja atrás el modo #sobrevivencia para entrar al modo #hipervivencia, donde todo a tu alrededor sea una oportunidad para comenzar a crear una realidad distinta, porque la que te creaste sobreviviendo solo intensificó tus miedos y no te permitió avanzar, te hizo perder confianza en la vida y tus actos resultaron ser consecuencia de los pensamientos enredados que no te permitiste resolver.

Diferencias el vivir del sobrevivir cuando estas insatisfecho/a y no estas haciendo absolutamente nada para sentir algo diferente, cuando los dramas te parecen más interesantes y placenteros que la vida misma, cuando usas mucho la palabra «estoy acostumbrad@», cuando tu mundo se vuelve tan pequeño y limitado producto de pensamientos repetitivos que hasta una discusión lo hace mas grande. Pueden ser estos hechos aislados o la suma de todos juntos, pero sin duda el miedo constante a la vida es el indicio principal de estar sobreviviendo.

Sal ahora mismo de este modo para descubrir otra faceta de la vida, para dejar entrar lo que ella tiene preparado para ti y no seguir estancando esa energía por la decisión que tomaste de quedarte en un círculo, deambulando al rededor de él, estando a veces en el centro, otras veces en los extremos, sabiendo en realidad que salir de él te va a traer un mundo de sorpresas y nuevas oportunidades.

Sabes que estás viviendo cuando las cosas empiezan a tener sentido, no porque todo resulta mas lógico, sino porque confías en que estás haciendo aquello que definitivamente es para ti. Cuando estas viviendo no existe prejuicio frente a tus acciones y la de los demás, sabes lo maravillosa que es la vida y si los demás no logran verlo ya vendrán nuevas personas que podrán hacerlo, pero no puedes hacer nada al respecto mas que ser un mayor ejemplo de tu propio vivir.

Por eso empieza a vivir y despierta al niño o niña que ha estado dormida/o durante todo este tiempo, con ganas de explorar nuevas áreas con la esperanza de conseguir todo aquello que se propone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *