Lee esto si te sientes sola(o)

Antes que nada, te pongo un caso.

Estás en tu casa sin tener nada que hacer y empiezas a hacer preguntas innecesarias a tu círculo más cercano por Whatsapp. Te das cuenta que no te responden, te impacientas un poco pero lo olvidas al rato. Luego, se te ocurre ir a buscar algo para comer porque no tienes más que hacer y piensas en qué podrías hacer mientras, te pones a revisar el celular por si «sale algo». Entras a Facebook, Instagram o si no te gustan las redes sociales te pones a leer noticias o algo de tu agrado. Finalmente, después de que nadie te respondió los mensajes del celular (porque están ocupados(as) realizando diferentes actividades o en algunos casos simplemente no quieren responder mensajes) tu mente empieza a creer que no eres realmente importante para esas personas y te empiezas a cuestionar tu situación actual. Cuando te empiezas a cuestionar la situación en la que estás, tienes dos opciones: creerle a tu mente o no.
En el caso de que le creas a tu mente lo más probable es que empieces a experimentar la soledad, un sentimiento que a todas las personas nos persigue más de una vez pero que si no sabes manejar, se puede transformar en algo que afecte tu personalidad. Pero, en el caso de que decidas no creerle a tu mente, puedes aceptar que estás solo(a) en ese momento y que sería bueno que lo aprovecharas para realizar una actividad de tu gusto y pasar tiempo agradable contigo mismo(a) 🙌.

¿Ves la diferencia?

Estar solo(a) no es mas que una SITUACIÓN en la que no te encuentras con gente al rededor. En cambio, sentirte solo(a) es una EMOCIÓN que surge a raíz de estar solo/a y si se prolonga puede transformarse en lo que conocemos como soledad.

Es importante que sepas diferenciar estos conceptos y lo creas como tal, para que tu mente no se confunda y provoque emociones totalmente innecesarias. Lo relevante de esto es que ni la situación de estar solas/os ni la emoción de sentirse así resulta ser negativas si a larga aprendes a llevar un equilibro, ya que siempre vamos a necesitar de ambas para darnos cuenta de quienes somos y qué o a quiénes necesitamos en «X» momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *