Sobre mí

Hoy puedo ser una mujer llena de luz, con la mente disociada del cuerpo y dejándome llevar por las circunstancias, pero mañana puedo estar bajo la dominación de mis pensamientos y atrapada en un vaivén de emociones asociadas a ellos. La primera situación me lleva a ser una mujer llena de vitalidad, auténtica, real. La segunda, me permite llegar a un nivel de reflexión que quizás de otra forma no llegaría. Y con ambas, llevo a cabo acciones que me definen en un momento determinado de cierta manera. (Hay una canción titulada ''Como seré yo" de Aikyo, que describe exactamente lo que quiero transmitir en este escrito. ¡Te animo a escucharla 👌😊!)

Quiero decirte, en realidad, que hoy puedo ser una persona cariñosa y mañana convertirme en una persona fría/dura producto de la decepción, o quizá puedo encontrar el punto intermedio y ser precavida. Aún así, hay una cosa que para mí no cambia a través del tiempo: la esencia. Y explico esto antes de presentarme para que sepas que mañana puedo ser distinta, haber aprendido cosas nuevas y haber sumado un par de experiencias que me hicieron evolucionar, pero muchas de las cosas que hago hoy también pueden describir mi esencia.

Ahora si, le voy:

Mis padres decidieron llamarme Constansa, así que ese es el nombre con el que me presento ante tí. Nací en Santiago de Chile y hoy, a mis 23 años de edad me encuentro viviendo en la región de Valparaíso.

Cuando desperté del mundo en el que -sobre-vivía, dominado por los mandatos sociales, comencé a conocer más de mí y a reconocer aquello que había olvidado también, como el placer que me genera escribir escuchando Ludovico Enaudi o Yann Tiersen, maestros del piano.

Soy una persona que ama su libertad y por ende respeta mucho su independencia, desde pequeña sentí la necesidad de que así fuera y que los demás también la respetaran. A pesar de que me encanta compartir, conocer gente nueva, relacionarme con los demás y con mi entorno mas cercano, mi ser tiende a buscar lugares donde no haya mucha gente porque soy una persona empática, que siempre intenta no ser influenciada pero se vuelve un desafío cuando puedes sentir las emociones del otro. He luchado para dejar de serlo, pero al final termino aceptándolo porque es algo que se da naturalmente en mí y lo manejo estableciendo límites (otro desafío, por cierto).

Amo el calipso y me gusta el amarillo también, son mis colores favoritos. Amo hacer trekking para conectarme con la naturaleza y desnudar mi alma ante ella. Amo viajar porque me libera de todo prejuicio y eso me permite fluir en cada lugar que visito. Amo las conversaciones profundas que no incluyen sexo, alcohol, drogas, tabaco y descontrol, la sociedad ya está descontrolada y hablar de lo mismo me parece aburrido (me río y me divierte, lo acepto, pero no es esto lo que llena mi corazón). Amo la gente que ama su vida y por ende ama su salud, que se quiere tomando precaución de lo que come, haciendo ejercicio y se respeta poniendo límites en las palabras que los demás le dirigen. Amo bailar en sintonía, conectar con el otro, de una forma que jamás podría ser considerado grocero o grotezco porque el baile es simplemente una forma de expresión. Amo tocar guitarra y cantar con ella porque es una forma más de seguir expresándome. Amo leer y la gente que lee, porque es uno de los lugares donde tu mente puede ser libre y despegar la imaginación sin necesidad de introducir nada a tu cuerpo. No importa el tema o el género de lectura que prefieras, el simple hecho de leer ya te permite entrar en un estado distinto del que estabas antes de hacerlo.

Y lo más importante de todo, es que amo amar, y amo la gente que ama, porque tengo fé y por tanto creo a ciegas que cada lugar y cada parte de nuestro cuerpo, mente y alma está hecho de amor. Eso es lo que nos hace sentir vivos porque de eso está hecha la vida y la fuerza que nos creó.

En conindependence dejo registro de lo que he aprendido y lo que me falta por aprender respecto a la independencia, y espero que cada recurso te ayude a fortalecerla para no ceder a otros tu poder personal a menos que sea de forma consciente o por elección propia.

¡Nos vemos!